¿Por qué fracasan los procesos de transformación digital?

Inicio / Fortalecimiento Gerencial / ¿Por qué fracasan los procesos de transformación digital?

Según el último estudio de Gallup, sólo el 22 % de los empleados considera que el liderazgo de su organización tiene una dirección clara para la empresa

Todos hablamos de transformación digital como una panacea, como el principal cambio que requieren las organizaciones para ser exitosas y estar en el mapa del futuro empresarial. Esto puede ser cierto, pero no es una verdad absoluta. El momento empresarial, las condiciones del mercado, y los recursos disponibles son los factores que los líderes empresariales deben saber ponderar muy bien al definir la necesidad, la oportunidad y el alcance de este tipo de transformaciones.

Las empresas emprenden proyectos de transformación digital por muchas razones, entre las que suelen estar:

  • Búsqueda de agilidad de procesos.
  • Ahorros operativos a mediano o largo plazo.
  • Apertura de nuevos nichos de mercado.
  • Reenfoques de negocio.
  • Mejora de experiencia del cliente.
  • Necesidad de mejorar la información sobre el consumidor para adaptar su oferta de valor.

La transformación digital de una empresa es necesario verla como un proceso de cambio cultural profundo en la organización, y ello implica un cambio en la forma de pensar y hacer las cosas. No se trata simplemente de comprar un software en el mercado y conectarlo para que el sistema empiece a andar. Va mucho más allá.

Varios estudios demuestran que más del 50% de los procesos de cambio fracasan por diversas razones. Las transformaciones digitales son procesos de cambio y cuando no logran los resultados esperados es porque no tienen objetivos realmente claros, sus costos se subestiman, la integración de las áreas no se prevé, la comunicación no acompaña el plan de acción, el plan de implementación no incluye capacitaciones realmente eficientes y, sobre todo, porque no toman en cuenta al ser humano responsable de implementarla.

Según el último estudio de Gallup, solo el 22% de los empleados considera que el liderazgo de su organización tiene una dirección clara para la empresa. Y los procesos de transformación digital requieren claridad, direccionamiento, seguimiento y empoderamiento de parte de los líderes de la organización.  Los líderes se olvidan de que en este tipo de procesos el protagonista no es el nuevo sistema, sino la gente y el valor que estos cambios traen consigo. La mayoría de las organizaciones plantean procesos de cambio desde la perspectiva del accionista o del cliente, pero dejan a un lado el impacto para la gente que lo opera.

Construir organizaciones flexibles y adaptables, con alto nivel de resiliencia facilita los cambios que deben enfrentar las empresas ante las nuevas exigencias del mercado, y tener una empresa con estas características implica que el liderazgo empresarial, los procesos y la comunicación interna propicien ese tipo de conductas.

Todo proceso de transformación digital genera un cambio en la relación de la empresa con el colaborador, con el cliente o con ambos y por ende tiene un impacto en la experiencia que la marca genera, repercutiendo en su confianza y cercanía.

Tener el objetivo de la transformación muy claro y que el mismo sea impulsado desde la cabeza de la empresa, involucrar y capacitar a los equipos desde el inicio del proceso, garantizar los recursos para sostener el esfuerzo en el tiempo, y sobre todo garantizar una comunicación fluida, oportuna y bidireccional son piezas clave que se requieren para tener éxito en un proceso de transformación digital.

Por: Paulina Rodríguez para La Estrella de Panamá
prodriguez@komunikalatam.com
Linkedin: Paulina Rodriguez