Los desafíos de la comunicación en procesos de fusión y adquisición

Inicio / Los desafíos de la comunicación en procesos de fusión y adquisición

Siempre se trata de la gente

La gestión del factor humano en procesos de fusión y adquisición es la clave para maximizar el valor del acuerdo y para que el resultado de la integración sea exitoso. En estos procesos se mezclan distintos elementos y todos tienen que ver necesariamente con la gente:

  • Se producen cambios y ajustes que suelen ser disruptivos y que generan incertidumbre entre las distintas audiencias de la organización, empezando por los colaboradores y alcanzando a clientes, competidores, accionistas, gobierno y autoridades.
  • Afloran en los colaboradores emociones y sentimientos encontrados: miedo, incertidumbre, ansiedad, tristeza, rabia, sentido de pérdida y como consecuencia resistencia al cambio.
  • En la mayoría de los casos, la comunicación interna y los cambios en la cultura se identifican como las variables más difíciles de lograr en fusiones o adquisiciones, pero a la vez son las que mayor impacto tienen sobre el éxito del proceso.

Ante esta realidad, la comunicación efectiva con todas las audiencias involucradas aparece en la mayoría de los estudios sobre el tema como un factor diferenciador entre las fusiones y adquisiciones exitosas y las que no logran los resultados esperados o las que lo hacen con mucha dificultad.

6 consideraciones para asegurar una comunicación exitosa

1. Identifique las principales audiencias clave y sus sensibilidades en el proceso

Las organizaciones necesitan desarrollar un enfoque personalizado y específico para cada audiencia (bien sea interna o externa). En el proceso, los clientes necesitan estar convencidos de la continuidad del servicio para ser retenidos. Es necesario persuadir a los inversores sobre los beneficios de la fusión o adquisición, a los organismos reguladores que están preocupados por el impacto sobre la economía o las pérdidas de puestos de trabajo que podrían generarse como resultado.

2. Determine los hitos clave y construya el plan de comunicación

La comunicación debe ser oportuna, anticipada y planificada. Es necesario identificar los hitos clave del proceso y definir las acciones de comunicación por audiencia, establecer los canales a través de los cuales se comunicarán con cada una de ellas, así como identificar a los responsables de la toma de decisiones y asegurar el compromiso de los niveles de liderazgo.

3.Configure la gobernanza y los recursos para gestionar la comunicación

Además de poner a disposición los recursos necesarios para el equipo de comunicación y de liderazgo, es importante establecer un proceso de gobernanza y dejar claras las funciones y responsabilidades: quién comunica qué, cómo, cuando y dónde.

4. Desarrolle sus mensajes clave y comunique la propuesta de valor

Toda la comunicación durante el período de integración debe permanecer anclada en un conjunto de mensajes clave. La razón detrás de la fusión o adquisición es uno de los aspectos fundamentales del mensaje central, así como lo es la propuesta de valor a cada audiencia que describe cómo el proceso les beneficiará, los retos y desafíos, la visión de futuro y lo que se espera de cada integrante del equipo.

5. Asegure la comunicación en cascada

En los procesos de fusión o adquisición, es necesario asegurar la fluidez de la comunicación. Para ello es importante definir y establecer mecanismos de comunicación en cascada, identificando a los líderes naturales y aprovechando al máximo su capacidad de llegar a la gente. ¡Son los principales facilitadores y agentes del cambio!

6. Establezca una comunicación bidireccional

Asegúrese de que los mensajes no solo lleguen, sino de que sean entendidos correctamente y de que las distintas audiencias tengan respuestas oportunas a sus preocupaciones e inquietudes. Defina mecanismos para recibir retroalimentación y haga seguimiento.

¡ Siempre recuerde !

En un proceso de fusión o adquisición es determinante:

  • Mantener el foco en los objetivos del negocio.
  • Garantizar la fluidez y transparencia de la comunicación.
  • Anticipar y planificar.
  • Definir claramente roles y procesos.
  • Considerar el factor cultural.
  • Recordar que se trata siempre de gente.
  • Involucrar a todos los niveles de liderazgo.