En tiempos de fake news el bajo perfil es un suicidio

Cada día los procesos de comunicación son más rápidos, por eso es imprescindible que las empresas tengan modelos de comunicación proactiva.

Durante el último año es mucho lo que se ha debatido sobre la importancia de la comunicación para que las empresas, sus marcas y los líderes empresariales logren generar conexiones empáticas con todas sus audiencias de interés, en este artículo quiero destacar la necesidad imperiosa que las empresas gestionen acertadamente su estrategia de comunicación y posicionamiento público.

La comunicación es la estrategia para lograr la confianza, es decir a medida que las personas tenemos mejor información, conocemos los hechos y argumentos, se logra que la percepción sea más cercana a la realidad, hay una frase recurrente que indica que LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE.

Existen algunos mitos cuando se plantea la necesidad de comunicar. En ese contexto es importante resaltar que comunicar no significa necesariamente tener presencia en los medios de comunicación, existen muchos canales para comunicarnos con las distintas audiencias de interés. Otro mito muy frecuente es pensar que es prudente no comunicar para estar debajo del radar, sin embargo, todo comunica, todo el tiempo, ¡el silencio también comunica! La estrategia de mantenernos callados es muy riesgosa, porque deja a la libre interpretación cualquier situación.

Esta situación se agrava muchísimo cuando consideramos algunos fenómenos socio-políticos que impactan el mundo de las percepciones en la actualidad, tales como:

La infoxicación: todos enfrentamos un exceso de información multi canal que no somos capaces de procesar y entender.

La desconfianza: desde hace muchos años la sociedad a nivel global enfrenta un proceso continuo de pérdida de confianza.

Las fake news: la masificación de las redes sociales ha facilitado el incremento de informaciones falsas que en muchos casos no son fáciles de identificar su origen e intención.

El populismo: existe una tendencia generalizada donde personas de distintos perfiles hacen comentarios o toman decisiones para lograr simpatía de sus seguidores sin tener en cuenta las implicaciones y en muchos casos sin tener mayor conocimiento de la situación.

Los anti-sistemas: lamentablemente existe una proliferación de diversos grupos de presión con altísimos cuestionamientos, pero con muy pocas propuestas constructivas.

Por eso planteo que en el contexto actual los líderes empresariales tenemos que considerar la comunicación dentro de nuestra actuación diaria para lograr gestionar el perfil personal y empresarial ante los distintos públicos.

Para gestionar el perfil público se deben considerar 5 claves:

1. Definir los objetivos comunicacionales: implica analizar los objetivos de negocio, los riesgos de este y la necesidad que distintos temas sean conocidos, comprendidos y apoyados por personas clave.

2. Identificar las audiencias: tomando en cuenta los objetivos anteriores se debe desarrollar un mapa que refleje todos los públicos interesados (stakeholders).

3. Definir canales de comunicación: el universo de vías de comunicación y relacionamiento es cada día más amplio, va desde conversaciones 1:1, hasta campañas en redes sociales, pasando por reuniones en distintos formatos y el uso de diversos medios de comunicación directos o masivos, entre muchísimos otros canales para interactuar.

4. Construir una narrativa: es fundamental desarrollar una historia que contenga los mensajes que apunten a los objetivos comunicacionales y generen conexión e interés en las distintas audiencias.

5. Desarrollar habilidades: todos comunicamos todo el tiempo, por eso las personas somos el principal medio de comunicación, eso requiere preparación personal, capacitación y mucha práctica para lograr un buen desempeño en el rol de comunicador.

Cada día los procesos de comunicación son más rápidos, por eso es imprescindible tener modelos de comunicación proactiva que garanticen la difusión de la información necesaria para evitar que los fenómenos socio políticos destruyan la reputación que es el principal activo de todas las empresas y sus gerentes. Hoy tratar de asumir un bajo perfil puede ser la causa de generar un inmenso vacío que permita que cualquier especulación, se convierta en un bochinche que impacte fuertemente la continuidad de los negocios.

Juan Carlos Roldán para Martes Financiero
Partner en Komunika Latam
jroldan@komunikalatam.com
Linkedin: Juan Carlos Roldán