¿Cuánto vale la Igualdad y la Inclusión en un negocio?

Inicio / Blog / ¿Cuánto vale la Igualdad y la Inclusión en un negocio?

Nadie puede oponerse conceptual y moralmente a la importancia de la igualdad y la inclusión como valores humanos y pilares del desarrollo social. Sin embargo, -y esto a veces sí se nos olvida-, la igualdad y la inclusión deben ser tomadas muy en serio dentro de las políticas empresariales porque generan valor al negocio.

Debemos partir de la premisa que para que una empresa tenga una cultura interna que privilegie la igualdad y la inclusión, ésta no solo debe estar plasmada en políticas y procesos, sino que debe ser vivida, sentida, comunicada y defendida por todos los colaboradores, empezando por el CEO. Por ello, quiero analizar en detalle por qué una cultura que promueva estos valores genera beneficios que se traducen en valor económico para el negocio:

  1. Promueve la toma de mejores decisiones, porque al incluir diferentes puntos de vista, se nutre el debate, se amplía la capacidad de análisis y por ende se toman decisiones más ajustadas a la realidad.
  2. Profundiza la flexibilidad en la gente y esto facilita la adaptación a cualquier cambio. En un mundo (y en un mercado) en constante cambio, esta característica en los equipos ahorra tiempo y dinero a la hora de realizar cualquier giro o ajuste en el negocio.
  3. Hace a los equipos más productivos, porque cada persona se siente más confortable y capaz de integrar de manera constructiva un grupo de trabajo donde cada uno aporta un valor específico. Esto genera reconocimiento, seguridad y responsabilidad, tanto individual como colectiva, que a su vez genera mejores desempeño y resultados.
  4. Incentiva altos niveles de innovación, al promover la libertad de pensamiento, defender el derecho a equivocarse y respetar posiciones distintas que inyecten diversidad y por ende pongan sobre la mesa nuevas ideas y propuestas de cómo hacer las cosas para lograr los objetivos planteados.
  5. Atrae al mejor talento, que hoy valora que una empresa tenga una visión social y ambiental que le permita trascender a intereses económicos. Esto significa que la organización debe ser capaz de incluir y promover el crecimiento basado en el respeto de las diferencias y en el valor que cada uno aporta, sin ningún tipo de discriminación.

Para comprobar si nuestra empresa garantiza la igualdad y promueve una cultura de inclusión, recomendamos verificar si las políticas de captación y promoción, los esquemas y normas para asignación de beneficios, la composición de las instancias de toma de decisiones, los sistemas de comunicación y lenguaje usando tanto interna como externamente, así como los esquemas de denuncia y sanción por posibles discriminaciones, entre otros, garantizan la igualdad y tienen un carácter inclusivo.

Lograr insertar en el ADN de la organización la inclusión y la igualdad como la forma de hacer las cosas, es una inversión positiva a corto, mediano y largo plazo, porque con seguridad crea las bases para la obtención de mejores resultados para la empresa.

Artículo para la revista A&R Magazine

Paulina Rodríguez W.
Partner KOMUNIKA LATAM
prodriguez@komunikalatam.com
Linkedin: Paulina Rodríguez Werner