¡Cuando la sostenibilidad se impone!

Inicio / Sostenibilidad / ¡Cuando la sostenibilidad se impone!

Si tenemos en cuenta que el acceso a la información se democratizó y todo puede llegar a ser público en cualquier momento. Una sana democracia exige:

  • Esquemas de financiamiento transparentes.
  • Toma de decisiones independientes.
  • Un sistema de rendición de cuentas y control ciudadano eficiente.

Hay muchos ejemplos que demuestran que estas condiciones han fallado y por ello tenemos en la región democracias imperfectas, altos niveles de corrupción, un populismo efectivo y una deuda social que se incrementa, generando una gran desigualdad y un freno para el desarrollo.

Solo hay desarrollo en pueblos educados, con igualdad de oportunidades, economías estables, seguridad jurídica, Gobiernos transparentes y conciencia ciudadana sobre la responsabilidad individual y colectiva. En este sentido, el sector privado juega un papel fundamental. Así lo recordó Luis Almagro en su charla ‘La Libertad como Fundamento de la Democracia’, cuando afirmó que el sector privado es pilar del desarrollo, y debe ser parte de la exterminación de la corrupción, y creador de valor social incorporando principios de sostenibilidad en su gestión y promoviendo Alianzas Público – Privadas.

En este sentido, las nuevas generaciones saben que tienen gran poder sobre las marcas y con sus elecciones de compra están logrando que las empresas incluyan en sus estrategias de negocio los pilares de la sostenibilidad. Las generaciones han cambiado, las razones por las que prefiere una marca; en los 80 se escogían por su ‘relación precio valor’, en los 90 por su ‘adaptación a la necesidad del consumidor’ y en los 2000 ‘por su propósito social o ambiental’. Esta diferencia es relevante y ¡estoy segura de que marcará la historia!

Estudios, como el Barómetro de Confianza de Edelman, demuestran que vivimos una ‘crisis de confianza’, esto significa que la base de todas las relaciones humanas está cambiando. La confianza es lo que determina el voto por un candidato, la inversión, la permanencia en un empleo y la elección de una marca para consumir. En este contexto, los ciudadanos no solo prefieren marcas responsables, también están dispuestos a recomendar o criticar públicamente a marcas con conductas inapropiadas, y también exigen que tomen posiciones ante temas políticos y sociales relevantes.

La ciudadanía está marcando la pauta al exigir un mundo mejor y por eso diferentes encuestas demuestran que:

  • 86 % prefiere comprar y trabajar en empresas responsables.
  • 67 % sabe que tiene el poder de influir en las ventas de un producto con sus reviews.
  • 57 % espera que las empresas tomen acciones sobre temas políticos y sociales relevantes.

Hay una evolución importante en la conciencia de las empresas sobre su rol social y la preferencia del mercado. Hoy, muchas empresas saben que solo siendo responsables y comunicándolo efectivamente tendrán:

  • Fidelidad y apoyo de sus clientes.
  • Retendrán el mejor talento
  • Mitigarán sus riesgos
  • Serán capaces de adaptar su oferta a los nuevos requerimientos del mercado.
  • Contarán con licencia social para operar.

Hay varios ejemplos importantes, uno de los más recientes fue la decisión pública de líneas aéreas American Airlines, United y Frontier, que pidieron al presidente de los Estados Unidos abstenerse de usar sus aviones para trasladar a niños separados de sus familias en la frontera.

Si tenemos en cuenta que el acceso a la información se democratizó y todo puede llegar a ser público en cualquier momento, y en paralelo la decisión de compra o uso de una marca está influenciada por las recomendaciones de otros consumidores en 53 % de los casos, podemos concluir que en el futuro solo existirán las empresas: responsables y transparentes.

En paralelo, el mundo y sus necesidades también han evolucionado, y las empresas deben innovar, creando productos / servicios que generen utilidades, y a la vez estén orientados a generar desarrollo social o mitigación de impacto ambiental. Como dijo Muthar Kent, CEO Coca-Cola: ‘Hoy en día, naciones, empresas e instituciones de todo el mundo buscan la fórmula para el crecimiento. Gran parte de la solución está en la innovación sustentable’.

La guía para una gestión empresarial con visión de largo plazo, está en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que deben entenderse, en primer lugar, como la única ruta para el desarrollo del planeta y, en segundo lugar, como un menú de oportunidades de negocio.

 

Por: Paulina Rodríguez Werner
Partner de Komunika Latam
prodriguez@komunikalatam.com
LinkedIn:  Paulina Rodriguez