Coronavirus: sus consecuencias en la reputación de China

Inicio / Artículos / Coronavirus: sus consecuencias en la reputación de China
Pudong Skyline

Con las constantes noticias que hemos visto sobre el coronavirus, ha crecido la preocupación no sólo de las organizaciones de salud y gobiernos, sino también de las empresas internacionales y socios comerciales de China.

La reputación país se basa en indicadores como calidad de vida, atracciones turísticas, paisajes, seguridad, oportunidades de negocio… pero la realidad es, que gran parte de estos focos se resumen en la palabra “confianza”. Y la confianza que sentimos sobre un país, es lo que mantiene o destruye su reputación.

Entonces, ¿qué está pasando con la reputación país de China, como 

consecuencia del Coronavirus?

Tienes a empresas como Starbucks y Nike, que cerraron sus tiendas temporalmente asumiendo enormes pérdidas financieras… tienes a países como Japón, Australia, Italia y EEUU, que están limitando la entrada de personas que llegan de China… y tienes a la Organización Mundial de la Salud y organizaciones humanitarias, diciendo que debemos evitar el pánico. Estas reacciones son las que crean percepciones en la opinión pública, que a su vez llevan a la pérdida de confianza.

La realidad es que el porcentaje de mortalidad del coronavirus es bajo según indican, y en proporción histórica, hay más muertos por influenza que por este nuevo virus. Pero, más allá de las cifras, el costo más alto que pagará China por el Coronavirus es el de su reputación como un socio comercial confiable.

Yo sé que en México conocemos bien lo que son estas crisis de reputación país, nos pasó con la pandemia de la AH1N1 en el 2009 y hoy en día con el tema de la inseguridad, pero en estrategia de comunicación, debemos siempre buscar blindar esa confianza como país a largo plazo, tanto para el público general como para los inversionistas y aliados comerciales.

Helena Rodríguez
Managing Partner México de Komunika Latam
hrodriguez@komunikalatam.com
Linkedin: Helena Rodríguez

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *