La comunicación asertiva: el arte de dar justo en el blanco

Inicio / La comunicación asertiva: el arte de dar justo en el blanco

¿QUÉ ES LA ASERTIVIDAD?

La asertividad es comúnmente definida como una habilidad social para expresar sentimientos, creencias y opiniones de una manera honesta, oportuna y respetuosa. ¡Parece sencillo pero representa todo un desafío en las relaciones humanas!

La asertividad te permite expresarte eficazmente y defender tu punto de vista, respetando la opinión de los demás. También contribuye a aumentar tu autoestima, a ganarte el respeto de otros y a un adecuado manejo del estrés, especialmente si tiendes a asumir demasiadas responsabilidades porque te cuesta decir que no.

Debido a que la asertividad se basa en el respeto mutuo, es un estilo de comunicación eficaz y cortés. Ser asertivo demuestra que te respetas a ti mismo porque estás dispuesto a defender tus intereses y también demuestra que eres consciente de los derechos de los demás. Incluye lo que dices (tu mensaje), cómo lo dices (el tono) y el contexto en el que lo dices.

LOS 3 COMPONENTES BÁSICOS DE LA ASERTIVIDAD

1. EL CONDUCTUAL

  • Hablar en primera persona: “yo creo, a mí me parece, yo siento”.
  • Dar opiniones, aunque estén en desacuerdo con las del resto.
  • La capacidad de hacer peticiones.
  • Poder decir “NO”.
  • Expresar justificadamente sentimientos propios, positivos y negativos.
  • Ofrecer crítica respetuosa y constructiva.
  • Saber dar y recibir elogios.
  • Disculparse o admitir no conocer algún tema.
  • Capacidad de iniciar, mantener y terminar conversaciones.

2. COMPONENTES NO VERBALES:

  • Contacto visual.
  • Gestos y postura corporal concordantes con lo que se dice.
  • Distancia adecuada.
  • Volumen de la voz.
  • Tono de la voz.

3. LA CORRECTA DIMENSIÓN DE LA SITUACIÓN:

  • Tener claridad sobre frente a quién estoy: si se trata de un amigo, una autoridad, un ser querido o un compañero de trabajo.
  • Saber si el contexto en el que se da la interacción es positivo o negativo.
  • Entender qué está en juego en la interacción.

¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO SER ASERTIVOS?

  • Porque tendemos a confundir asertividad con agresividad.
  • Porque confundimos pasividad con cortesía, consideración o solidaridad.
  • Porque nuestra historia personal o creencias limitan nuestra expresión.
  • Porque tenemos ansiedad alrededor de consecuencias negativas que puedan generarse.

¿POR QUÉ LA COMUNICACIÓN ASERTIVA TIENE SENTIDO?

Comportarse de manera asertiva puede ayudarte a:

  • Ganar confianza en ti mismo y fortalecer tu autoestima.
  • Comprender y reconocer tus sentimientos.
  • Tratar con respeto a los demás
  • Mejorar la comunicación.
  • Crear situaciones ganar-ganar.
  • Mejorar tus habilidades para la toma de decisiones.
  • Crear relaciones honestas.
  • Obtener más satisfacción en el lugar de trabajo.

ALGUNAS IDEAS QUE TE AYUDARÁN A SER MÁS ASERTIVO

Las personas desarrollan diferentes estilos de comunicación basados en sus experiencias de vida. Tu estilo puede estar tan arraigado que ni siquiera te das cuenta. La gente tiende a apegarse al mismo estilo de comunicación con el tiempo. ¡Si quieres cambiar puedes aprender a comunicarte de maneras más efectiva!

Estos son algunos consejos que te ayudarán a ser más asertivo:

  • Evalúa tu estilo. ¿Expresas tus opiniones o te quedas callado? ¿Dices que sí al trabajo adicional incluso cuando tu agenda está llena? ¿Eres rápido para juzgar o culpar? ¿Parece que la gente te teme o teme hablar contigo? Comprende tu estilo antes de empezar a realizar cambios.


  • Todo empieza en “TI”. El uso de declaraciones desde la primera persona permite a los demás saber lo que estás pensando o sintiendo sin sonar acusatorio. Por ejemplo di: "No estoy de acuerdo", en lugar de "te equivocas". Si tienes una solicitud di: "me gustaría que me ayudaras con esto" en lugar de "tienes que hacer esto". Haz tus solicitudes simples y específicas.

  • Practica el decir NO. Si te cuesta rechazar las solicitudes intenta decir: "No, no puedo hacer eso ahora". ¡No lo dudes, se directo! Si un argumento es claro y apropiado exprésalo de forma breve y sencilla.


  • Ensaya lo que quieres decir. Si te es difícil decir lo que quieres, practica. Di lo que quieres decir en voz alta. También puede ser útil escribirlo primero, para que puedas practicar con un guion. Considera hacer un juego de roles con un amigo o colega y pide feedback.


  • Usa el lenguaje corporal. La comunicación no es sólo verbal. Actúa con confianza. Mantén una postura erguida, pero inclínate un poco hacia adelante. Haz contacto visual con regularidad. Adopta una expresión facial neutra o positiva. No cruces los brazos ni las piernas. Practica el lenguaje corporal asertivo frente a un espejo o con un amigo o colega.


  • Mantén las emociones en control. El conflicto es difícil para la mayoría de la gente. Tal vez te enojas o te frustras, o tal vez tengas ganas de llorar. Aunque estos sentimientos son normales, si te sientes demasiado abrumado entrando en una situación, espera un poco si es posible. Entonces trabaja para mantener la calma. Respira lentamente. Mantén tu voz uniforme y firme.


  • Empieza poco a poco. Al principio, practica tus nuevas habilidades en situaciones de bajo riesgo. Por ejemplo, prueba tu asertividad con un compañero o amigo antes de abordar una situación difícil en el trabajo. Evalúate y ajusta tu enfoque según sea necesario.

CONOCE UN POCO MÁS

  • Fensterheim y Baer. No diga SI cuando quiera decir no. LINK
  • Walter Riso. El Derecho a Decir NO. LINK